ActualidadOtros

¿Qué son las energías limpias o verdes?

Cuando se habla de energía limpia o verde se hace referencia a toda aquella energía obtenida a partir de fuentes amigables con el medio ambiente, es un tipo de energía renovable porque se obtiene a partir de recursos inagotables del entorno ambiental, como lo son la luz solar y el aire. La generación de la energía limpia no causa, estrictamente,  ningún desecho o residuo contaminante.

La energía limpia es, entonces, una energía en pleno desarrollo en vista de nuestra preocupación actual por la preservación del medio ambiente y por la crisis de energías agotables como el gas o el petróleo.

‘La conservación de la energía y, por tanto, el ahorro de dinero, la reducción del consumo de productos y envases innecesarios, y el cambio a una economía de energía limpia probablemente perjudicarían a las industrias contaminantes, pero sin duda tendrían efectos positivos para la mayoría de nosotros’.
David Suzuki

Solar energy panels with wind turbines in the sunset

No puedo imaginar nada más importante que el aire, el agua, el suelo, la energía y la biodiversidad. Estas son las cosas que nos mantienen vivos! David Suzuki

Hay que diferenciar la energía limpia de las fuentes de energía renovables: la recuperación de esta energía no implica, forzosamente, la eliminación de los residuos.

Un tema importante a tener en cuenta es la inmensa preocupación que se está produciendo por los altos costes sociales, ya que se van haciendo cada vez más elevados así como los costes medioambientales asociados a la energía convencional, a la energía nuclear y a los combustibles fósiles. Sin ninguna duda, esta preocupación de todas las naciones benefician a las energías limpias y puras. 

Tipos de energía limpia

Estas son algunas de las principales energías limpias de nuestro planeta. Podemos darnos cuenta que todas ellas están relacionadas en cierto modo con los principales 4 elementos: el aire (viento, energía eólica), el agua (energía hidráulica/hidroeléctrica), el fuego (sol, energía solar) y la tierra (energía geotérmica).

Imagen relacionada

Energía eólica: La energía eólica produce energía, principalmente eléctrica, a partir del viento a través de aerogeneradores. Estos generadores provocan un movimiento en unas turbinas que son las que producen energía eléctrica. Actualmente alrededor del 5% del consumo eléctrico mundial se produce en centrales eólicas . También se extiende cada vez más el uso de la energía eólica marina.

 

Resultado de imagen para energia hidroelectrica ecuador

Energía hidráulica/hidroeléctrica: Produce energía gracias al agua, aprovechando la energía cinética de mareas o corrientes. Este tipo de energía lleva siglos produciéndose, primero a pequeñas escalas con molinos de agua, ahora en grandes proporciones gracias a las centrales hidroeléctricas. El problema de este tipo de energía es que depende de las condiciones climatológicas.

 

Imagen relacionadaEnergía solar: Es la que proviene de la radiación del sol. La energía solar puede aprovecharse de diferentes maneras: para producir calor, para calentar agua, para producir electricidad. La energía solar es una energía renovable y totalmente limpia. Las tasas e impuestos por poner paneles solares son enormes debido a la presión de las eléctricas, que ven en la energía solar un gran enemigo para su feliz oligopolio.

 

Resultado de imagen para energia geotermica

Energía geotérmica: Se produce a través de la extracción de calor del interior de la tierra. Se puede extraer el calor de los fluidos o de yacimientos en seco (magma). La temperatura aumenta a medida que nos acercamos al interior de la Tierra, por lo que dependiendo de la profundidad de extracción se obtendrá más o menos energía. Así, se puede conseguir energía desde para poner un suelo radiante hasta para poner una planta eléctrica, pasando por una balneario.

 

Ventajas de usar energía limpia o verde

Resultado de imagen para energia limpia

  • Socio imprescindible contra el cambio climático: las renovables no emiten gases de efecto invernadero en los procesos de generación de energía, lo que las convierte como la solución limpia y más viable frente a la degradación medioambiental.
  • Son inagotables: al contrario que las fuentes tradicionales de energía como el gas, el petróleo o la energía nuclear, cuyas reservas son finitas, las energías limpias  cuentan con  la misma disponibilidad que el sol donde tienen su origen y se adaptan a los ciclos naturales. Por ello son un elemento esencial de un sistema energético sostenible que permita el desarrollo presente sin poner en riesgo el de las futuras generaciones.
  • Reducen la dependencia energética: la naturaleza autóctona de las fuentes limpias implica una ventaja diferencial para las economías locales y un aliciente para la independencia energética. En cualquier parte del Planeta hay algún tipo de recurso renovable –viento, sol, agua, materia orgánica- susceptible de aprovecharlo para producir energía de forma sostenible.
  • Crecientemente competitivas: Las principales tecnologías renovables están reduciendo drásticamente sus costes, de forma que ya son plenamente competitivas con las convencionales en un número creciente de emplazamientos. Las economías de escala y la innovación están ya consiguiendo que las energías renovables lleguen a ser la solución más sostenible, no sólo ambiental sino también económicamente, para mover el mundo.
  • Horizonte político favorable: las decisiones acordadas en la COP21 han aportado un torrente de luz al futuro de las energías renovables. La comunidad internacional ha entendido la obligación de robustecer la transición hacia una economía baja en carbono por el futuro sostenible del planeta. El clima de consenso internacional en favor de la descarbonización de la economía constituye un marco muy favorable para el impulso de las tecnologías energéticas limpias.

Si contaminamos el aire, el agua y el suelo que nos mantienen vivos y bien, y destruimos la biodiversidad que permite que los sistemas naturales funcionen, ninguna cantidad de dinero nos salvará.
David Suzuki

Las energías limpias, como su propio nombre indica, no dañan el medio ambiente, no provocan la emisión de gases contaminantes o, en su defecto, las emisiones son mínimas. Por lo tanto, no contribuyen a efectos como el cambio climático, el calentamiento global o el agujero de la capa de ozono.

Las energías limpias se denominan así porque para su producción no interviene ningún tipo de reacción química o combustión. Casualmente, los recursos capaces de producir tal energía por sí mismos provienen de la propia naturaleza (el sol, el viento). No hay que preocuparse de que el sol vaya a apagarse o que un día deje de soplar el viento. Pero, ¿qué haremos cuando el petróleo o el gas natural se terminen?

Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close