ActualidadTecnología

Roboterapia, mascotas robóticas con fines terapéuticos

Qoobo: un terapeuta con cola

Los últimos avances en los campos de la robótica y la medicina van más allá de la curación física, los robots terapéuticos son destinados a motivar a los niños, hacer compañía y estimular a los ancianos, así como ayudar a personas con problemas psicológicos.

No es fácil construir una máquina que sea capaz de satisfacer la necesidad humana de tener compañía en los momentos difíciles, sin embargo existen empresas que han desarrollado robots con un efecto terapéutico.

¿Qué es QooBo?

Hay millones de gatos para adoptar en el mundo, pero por diversas razones, personas que aman los gatos no pueden tener uno en sus hogares. Desde falta de tiempo, espacio, recursos, hasta organismos que no toleran sus suaves pelajes

Qoobo es un robot que tiene un diseño curioso: parece un almohadón, tiene un rabo que se mueve de acuerdo a las reacciones del entorno y emula la forma de un gato. Es un modelo más de los desarrollos que buscan ser una alternativa para aquellas personas que desean contar con la compañía de una mascota, pero que no pueden tener una en sus hogares por diferentes motivos.

Los creadores de Qoobo dicen que su intención no es sustituir a los mininos del mundo.

La marca japonesa Yukai Engineering diseñó este novedoso robot que fue catalogado como un “terapeuta con cola”.

Su efecto es la de repartir “amor” en todos los hogares donde sea acogido.

Este robot ha sido como catalogado como un “terapeuta con cola” por su capacidad de hacer felices a quienes por distintos motivos no pueden gozar de la compañía de un animal en sus casas.

La idea nació a partir de uno de los trabajadores de la empresa que se encontraba en un problema: él buscaba cambiarse a un departamento, pero los caseros no aprobaban al felino. Así decidió diseñar un aparato que lo acompañe cuando extrañara a su mascota.

¿Cómo funciona Qoobo?

Diseñado a imagen y semejanza de los felinos, no solo tiene mucha suavidad, sino que movería su cola a medida que se le acaricie su panza, como el de un gato contento, quienes lo acaricien se sentirán inmediatamente bien. Además, el sistema vibra a diferentes frecuencias, emulando el ronroneo. No tienen ojos, boca, orejas ni patas, no necesita de alimentos ni genera desperdicios, ni pide que lo saquen a pasear. Los únicos elementos que conserva respecto a una mascota real son el torso y la cola.

Sus creadores sostienen que Qoobo puede resultar útil no solo a personas que no pueden tener una mascota en su casa, sino también para aquellas que sufran depresión, alergias o algún tipo de trastorno de ansiedad.

Imagen relacionada

 

Otros robots que simulan mascotas o tienen fines terapéuticos

Resultado de imagen para paro foca robot

Paro: un desarrollo con forma de foca bebé que se desempeña como acompañante de adultos mayores en los hospitales de Japón. Ofrece compañía y asistencia a personas con necesidades especiales, entre ellas dependientes, personas con autismo o mayores. Puede sustituir las terapias con animales, ya que está diseñado para interactuar con el ser humano.

 

Resultado de imagen para pleo, el dinosaurio diseñado por innvo

Pleo: es un simpático y pequeño dinosaurio juguetón que se deja abrazar con facilidad, fue diseñado por los laboratorios Innvo. Su comportamiento está centrado en la terapia animal ya que el dinosaurio puede responder al contacto y a la voz, buscar comida, así como mostrarse cariñoso y complacido cuando lo acarician. Al igual que Nuka, fue utilizado después del terremoto y tsunami que tuvo lugar en Japón hace unos años.

 

Resultado de imagen para fujitsu y su osito robot teddy bear

Teddy bear: es un osito robot de peluche desarrollado por Fujitsu y diseñado con fines terapéuticos para ayudar a los niños y ancianos a superar sus trastornos psicológicos o como apoyo emocional durante una fase de rehabilitación. Teddy brinda ayuda a los niños y ancianos por medio de interacciones emocionales estimulantes.

 

Resultado de imagen para romibo robot

Romibo: esta mascota robot ha sido especialmente diseñada para la investigación y tratamiento del autismo en los niños. Tiene un diseño de lo más entrañable con sus antenas que puede mover para interactuar con los niños autistas, también puede ladear la cabeza, guiñar el ojo o hablar.

 

Imagen relacionada

Aibo: durante sus primeros meses, se comporta como un cachorro, hasta llegar a lo que sería un perro adulto. Este androide se relaciona mucho con su dueño y, según el uso que se le da, forma su personalidad, además de estar siempre dispuesto a jugar con la pelota, bailar y moverse igual que un perro gracias a sus piezas articuladas.

Ventajas que nos ofrece la roboterapia

  • las mascotas robóticas aceleran el proceso de recuperación durante la fase de rehabilitación para las personas que hayan sufrido enfermedades y accidentes con daños severos de las funciones motoras
  • acelera el proceso de rehabilitación de las personas que han sufrido enfermedades crónicas y accidentes con daños severos de las funciones motoras
  • mejora las interacciones sociales de las personas con trastornos psicológicos y del comportamiento por medio de una estimulación emocional activa
  • incrementa la actividad neuronal de las personas que sufren de trastornos psiquiátricos, de personalidad, paranoias, demencias o de carácter agresivo
  • eleva la autoestima y los sentimientos positivos de las personas que sufren de depresión, sus expresiones faciales se suavizan, se ríen, son más activos
  • estimula las emociones de los niños autistas creando un entorno estimulante y seguro en el que pueden interactuar y aprender a comunicar sin miedo
  • reduce la carga de estrés sufrida en el mundo moderno por cualquier persona con ansiedad, se demostró una mejora de los órganos vitales sujetos al estrés.

Las mascotas robóticas no quieren reemplazar a las mascotas de verdad, quieren ofrecer las ventajas terapéuticas de un animal doméstico y ser una alternativa para las personas con necesidades especiales que no pueden ocuparse de un animal real.

Su principal ventaja es que no producen alergias, no necesitan que los limpien ni que los alimenten, no muerden, no arañan. Sin embargo, nos hacemos una pregunta ¿se puede sentir empatía por un robot?.  A fin y al cabo no es más que conjunto de acciones aprendidas y reproducidas por medio de la electrónica. Pero si su fin es terapéutico vale la pena aceptarlas.

Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close