ActualidadOtrosTecnología

Tecnologías Ecológicamente Racionales

El cambio climático constituye uno de los problemas que caracterizan la época en que vivimos. Un componente fundamental de la labor de lucha contra el cambio climático y la adaptación a éste es la propagación del uso de tecnologías respetuosas con el medio ambiente.

En la actualidad ya existen tecnologías ecológicas que pueden ayudar a todas las industrias y compañías a elevar sustancialmente su nivel de cuidado ambiental reduciendo la contaminación, los desechos y el consumo de energía y materias primas. La mayoría de estas tecnologías ofrecen soluciones de etapa final: un paso transitorio, si bien importante, en el camino hacia la búsqueda de soluciones de producción menos contaminante. Por otra parte, y como lo están demostrando las industrias y empresas, la aplicación de tecnologías ecológicas deriva en beneficios directos al balance final de cuentas.

¿Qué son las tecnologías ecológicamente racionales?

Las tecnologías ecológicamente racionales son una herramienta para el crecimiento económico sostenible. Reducen la contaminación y descontaminan, moderan el consumo de energía y otros recursos y, cada vez más, previenen la contaminación y los desechos por medio de la producción menos contaminante y el reciclado.

El uso de tecnologías ecológicas sustenta el crecimiento económico sostenible al beneficiar al comercio, la industria y el medio ambiente.

Resultado de imagen para ecology technology

La cooperación tecnológica supone esfuerzos en común de las empresas y los gobiernos, tanto los proveedores de la tecnología como sus receptores.

El acceso a tecnologías ecológicamente racionales constituye una prioridad para muchos países que se enfrentan a los retos del cambio climático.

Asimismo, al proveer soluciones comprobadas y realistas a la contaminación del aire y del agua, el tratamiento de desechos y otros problemas urgentes, están ayudando a transformar las ciudades y las comunidades en lugares más limpios y más sanos.

Las tecnologías de etapa final reducen la contaminación, pero en ellas se gastan recursos  financieros que podrían destinarse a costear soluciones más eficientes de producción menos contaminante. Por ello, cada vez cobra más importancia la producción menos contaminante y la prevención de la contaminación en comparación con el control de contaminación de etapa final.

La definición de tecnologías ecológicamente racionales recogida en el Capítulo 34 del Programa 21 (Programa de Acción de las Naciones Unidas de Río, 1992). De acuerdo con el Programa 21, “las tecnologías ecológicamente racionales protegen al medio ambiente, son menos contaminantes, utilizan todos los recursos en forma más sostenible, reciclan una mayor porción de sus desechos y productos y tratan los desechos residuales en forma más aceptable que las tecnologías que han venido a sustituir.

Problemas Actuales

El acceso a tecnologías ecológicamente racionales constituye una prioridad para muchos países que se enfrentan a los retos del cambio climático. Sin embargo, los esfuerzos encaminados a difundir estas tecnologías a menudo se ven condicionados por la capacidad de los países para absorberlas. Los obstáculos a la difusión de la tecnología son muchos y variados. Pueden ser de índole económico, o pueden ser el resultado de un marco regulatorio inadecuado con relación a la normativa medioambiental o en materia de propiedad intelectual.

Sin embargo, los esfuerzos encaminados a difundir estas tecnologías a menudo se ven condicionados por la capacidad de los países para absorberlas.

Existen soluciones tecnológicas

Se debate mucho, y es comprensible, sobre cuánto se ha avanzado, y cuánto se está avanzando, en el tema de buscar soluciones a los problemas ambientales del planeta. Sin embargo, el punto clave es que ya existen los medios tecnológicos para elevar el nivel de cuidado ambiental de la mayoría de las actividades industriales.

Ya se dispone hoy en día de un entramado de tecnologías ecológicas que traerá consigo grandes beneficios ambientales y económicos: desde las soluciones de control de contaminación de etapa final (que no son tecnologías menos contaminantes desde el punto de vista estrictamente técnico, pero que sí ayudan a reducir la contaminación) a tecnologías que evitan la contaminación mediante la producción menos contaminante o ecoeficiente.

Tres categorías principales

Las tecnologías ecológicas existentes se pueden agrupar en tres categorías principales:

Resultado de imagen para desulfuración de gases

Los procesos y materiales que reducen los efectos nocivos para el medio ambiente de actividades concretas sin por ello modificar de modo radical el proceso original. Ejemplos: la desulfuración de los gases de la combustión, los convertidores catalíticos de los automóviles y el tratamiento y eliminación de toxicidad del agua.

Resultado de imagen para recuperación de calor sobrante y tecnologías de cogeneración

Las modificaciones a procesos de actividades existentes para eliminar o reducir a un mínimo su repercusión en el medio ambiente. Ejemplos: conservación de combustibles, recuperación de calor sobrante y tecnologías de cogeneración en el sector de la energía, y medición avanzada, control y tecnologías computarizadas en otros sectores (por ejemplo el de productos químicos) para reducir los subproductos no deseados y lograr procesos menos contaminantes que aprovechen mejor la energía.

Imagen relacionada

Las tecnologías intrínsecamente racionales desde el punto de vista ambiental, como la energía solar y varias tecnologías para procesos (por ejemplo la separación por membranas) de aplicación en la industria química y en biotecnología. 

Planteamiento para las empresas

Existen cinco maneras en las que una empresa o sector puede buscar soluciones a sus problemas ambientales:

Resultado de imagen para separación de corrientes de desechos

Mediante procesos simples de operación y mantenimiento (reparación de pérdidas, separación de corrientes de desechos para su recuperación).

 

Resultado de imagen para reemplazando el mercurio, el cadmio y el plomo

Rediseñando o reformulando productos (sustituyendo los CFC por otros productos, en aerosoles; reemplazando el mercurio, el cadmio y el plomo por otras sustancias menos tóxicas)

 

Resultado de imagen para prácticas de un solo enjuagado por procesos de contracorriente

Modificando procesos (sustituyendo las prácticas de un solo enjuagado por procesos de contracorriente; suplantando procesos lineales por procesos de circuito cerrado).

 

Imagen relacionada

Cambiando el equipo de las plantas procesadoras (aplicando tecnologías nuevas como el intercambio iónico, la ultrafiltración y la ósmosis inversa para separar componentes en las corrientes de desechos y permitir su recuperación)

Imagen relacionada

Sustituyendo ciertas materias primas por otras menos nocivas (utilizando oxígeno en vez de cloro para el blanqueado en la industria papelera, utilizando solventes halogenados en vez de compuestos no halogenados en el sector de la electrónica).

 

Ventajas

Imagen relacionada

Las ventajas de la aplicación de las tecnologías ecológicas se harán cada vez más evidentes. Hoy en día, dichas ventajas ya son tangibles y mensurables. Se sienten principalmente en el mundo empresarial, tanto por parte de grandes compañías como de pequeñas y medianas empresas que, si bien no contaminan mucho individualmente, tienen un efecto conjunto importante en la contaminación mundial. De hecho, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo, es la industria la que genera el grueso de los problemas de la contaminación ambiental, aunque la agricultura, el transporte y el rápido crecimiento de las actividades urbanas en todo el planeta también son factores contaminantes clave.

 

 

Las tecnologías ecológicamente racionales no son meramente tecnologías aisladas, sino sistemas totales que incluyen conocimientos técnicos, procedimientos, bienes y servicios y equipo, al igual que procedimientos de organización y gestión.

Programa de Acción de las Naciones Unidas de Río, 1992

El Consejo Mundial Empresarial para el Desarrollo Sostenible señala que una de las exigencias del desarrollo sostenible es la eficiencia básica, es decir, obtener el mayor valor añadido posible con la mínima cantidad de
energía y recursos naturales, generando pocos desechos, especialmente contaminación. Las tecnologías ecológicas desempeñan un papel esencial en el logro de estos resultados.

Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close